Agua de mar para beber

El agua de mar es el caldo primigenio donde se originó la vida, el líquido intracelular es lo más parecido al agua de mar, y también lo es el líquido amniótico, el sudor, las lágrimas y la sangre. ¿Cómo es posible que no podamos beber aquello que nos dio origen y que es lo más parecido a lo que nos da la vida? Este líquido nos constituye desde nuestras células hasta nuestra piel, nos acompaña en el vientre materno y corre por nuestras venas. El agua de mar no sólo puede ser bebida (la beben los caballos, los perros, los monos, a la que tienen una mínima oportunidad), sino que además es muy recomendable su ingesta en la mayoría de los casos. El cómo y el por qué es lo que va a ser explicado a continuación.

Para empezar diremos que el agua de mar no puede estar contaminada con agentes infecciosos, no puede haber virus ni hongos o bacterias que sean nocivos para el ser humano ya que la tensión del agua de mar (hipertónica) provocada por el alto contenido en sodio deshidrata y rompe las membranas de los patógenos, cuya estructura está preparada para soportar la tensión propia de los líquidos humanos (isotónicos). Incluso por repetidos análisis de urgencia ya se demostró, durante una fuga de aguas residuales vertidas al mar en Florida (Estados Unidos), que los patógenos son desactivados por la composición del agua de mar casi al instante de tocarla.

Sin embargo el agua de mar sí que puede estar polucionada (sucia) a causa de vertidos tóxicos de metales pesados, residuos químicos industriales o radiación, y es por ello que deberemos tomar unas pocas y simples precauciones antes de coger el agua del mar para consumo, aunque no más de las que deberíamos tomar antes de bañarnos en ella: si es apta para el baño también lo es para el consumo, y si no es segura para el consumo tampoco debería serlo para el baño.

¿Cómo recoger el agua de mar de forma segura? Las pautas son muy sencillas: debemos evitar cogerla cuando el mar está movido, ya que los metales pesados suelen asentarse en el lecho marino, pero emergen cuando éste es removido con fuerza por las corrientes profundas. Debemos evitar cogerla en días de lluvia o a los pocos días de haber llovido, y siempre lejos de cualquier torrentera, pues éstas pueden evacuar al mar residuos químicos de cierta toxicidad. No obstante hay que puntualizar que casi todo lo que comemos, bebemos y respiramos contiene químicos nocivos, y que, en el mar, el zoo y fitoplancton actúan como filtros naturales (por biocenosis) de todos los elementos químicos o radioactivos que pudieran ser pejudiciales.

Hay que procurar recoger el agua de mar por la mañana, tras días sin llover, con el agua serena y transparente, y preferiblemente en lugares rocosos donde abunde la vida animal: aves, peces, algas y moluscos, todo ello es síntoma de una excelente salud y filtración del agua de mar. Si el agua se encuentra en dicho estado, puede ser recogida desde la misma costa, con un cubo de acero inoxidable, y vertida en una botella de cristal de gran capacidad, con la ayuda de un embudo y un colador de tela para evitar el paso de algún sólido no deseado, aunque es muy poco probable que haya ningún residuo si se siguen las pautas arriba mencionadas.

aguademar

“El agua de mar no se pudre” (Baquílides, Epinicio 3,85-87), con lo cual podremos conservarla en las garrafas de cristal por tiempo indefinido, aunque a los pocos días perderemos los beneficios nutritivos del plancton y el fitoplancton, que son una reserva de minerales y oligoelementos de máxima calidad. El minúsculo contenido en metales pesados, en caso de haberlo, con los días se irá asentando en el fondo de la garrafa, por lo cual no es aconsejable apurarla hasta el fondo, sino vaciarla cuando queden unos pocos centímetros de agua. Ese contenido residual no es contaminación sino polución, y si no acaba con la vida de la flora y fauna de la playa en donde la recogemos, animales pequeñísimos que viven inundados en ella cada segundo de sus vidas, durante años, es realmente imposible que puedan afectar al ser humano, de un tamaño cientos de veces mayor, por beber unos cuantos sorbos al día.

Y es que el agua de mar se bebe pura, hipertónica, y a sorbos, como un buen vino, y en la cantidad que al paladar le plazca, aunque suele ponerse el límite prudencial de medio litro al día. Un uso moderado suele ser una o dos copas de agua de mar al día, pero en casos de necesidad de remineralización corporal puede aumentarse dicha cantidad. En los casos de limpieza intestinal, para lo que el agua de mar funciona de manera excelente, puede uno beberse una copa de seguido y esperar entre 30 minutos y 1 hora a que surja efecto, y en caso de no surgir efecto tomar una segunda copa de seguido, lo cual asegurará un día o dos de evacuaciones hasta expeler agua e incluso restos negruzcos, parecidos al caucho, que sellaban las paredes intestinales e impedían una correcta asimilación de nutrientes. Las lavativas con agua de mar rebajada son un remedio fenomenal para quienes quieren empezar a limpiar su organismo y a asimilar los nutrientes a la perfección. Unos intestinos sucios jamás podrán asimilar bien los nutrientes, por más que éstos sean de la mejor calidad.

Otro beneficio capital que contiene el agua de mar es la remineralización y el reabastecimiento energético del organismo. Su alto contenido en minerales, oligoelementos (trazas de minerales esenciales para la salud) y proteínas de la más alta calidad, hace del agua de mar el mejor revitalizante y complejo vitamínimo posible. La mayoría de dolencias tienen dos orígenes: un intestino saturado y una carencia de minerales; pues bien, el agua de mar es una solución perfecta para limpiar los intestinos y para aportar cualquiera de los minerales y proteínas que nos puedan faltar. En el agua de mar se encuentran trazas de oro y plata, así como de otros minerales que, aunque en pequeñísimas dosis, son tremendamente indispensables para la salud, como el litio, el molibdeno o el manganeso.

Si además de seguir todos estos consejos conservas el agua en un lugar con música o sonidos agradables, revitalizas el agua antes de bebértela y la escancias varias veces antes de servir, a ser posible en vasijas y copas de plata fina, disfrutarás de lo más parecido al elixir de la eterna juventud.

Marco Pagano.



Nota: este post no está destinado a reemplazar o sustituir las recomendaciones o consejos de su médico o proveedor de atención médica. Estos consejos no deben usarse para diagnosticar o tratar un problema o enfermedad de salud. Si usted cree que tiene una condición médica o problema, póngase en contacto con su proveedor de atención médica.

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading Disqus Comments ...