Fedor Emelianenko tributo, el mejor luchador de la historia

Nace en la ciudad ucraniana de Rubenshnoe, en 1976. Fyodor Vladimirovich Yemelyanenko es mundialmente conocido por sus logros como luchador de pancracio, sambo y judo. Fue 4 veces campeón del mundo de sambo y en el pancracio o MMA (Mixed Martial Arts) se mantuvo imbatido durante una década como campeón simultáneo de 5 grandes torneos mundiales, hecho por el cual se le considera el mejor luchador de pancracio o ‘valetodo’, en una época en la que convergieron auténticos titanes para renacer este milenario deporte de contacto.

Con un peso de 107 kilos, Emelianenko suplía su mediana estatura (1.82 m) con una técnica asombrosa en el suelo y una potencia devastadora en sus puñetazos y patadas. Su estilo, mezcla de judo, sambo y boxeo, y su método rudo de entrenamiento le permitieron presentarse al cuadrilátero invencible y poderoso durante una década, llevándose la victoria en 34 de 39 combates, 10 por noqueo, 16 por sumisión y 8 por los puntos.

Emelianenko

Hijo de una familia muy humilde, Fedor llegó a confesar que en cada oponente veía una oportunidad para salir de la pobreza, y que ese pensamiento le llevaba a soltar sus golpes con más fuerza y a recibirlos con entereza. La determinación con la que Emelianenko subía al ring es típica del carácter caucásico-ruso, mantiéndose firme ante las provocaciones de sus oponente e insensible al dolor y a las heridas.

Mike Tyson le llegó a definir como el mejor luchador de todos los tiempos, y es aceptado por todos que Emelianenko supuso al pancracio lo que en su tiempo Cassius Clay supuso para el boxeo. En la memoria de todos los aficionados a este deporte quedarán, entre muchos otros, los combates de Fedor contra Semmy Schilt, Heat Herring, Hong Man Choi, Fujita o Mirko Crocop, al que venció por los puntos en una final de campeonato mundial legendaria. Si no lo vimos luchar contra otros grandes titanes del pancracio fue por problemas contractuales con la UFC.

cac443bead1f29cc4d677aa85060d855

Supo retirarse a tiempo antes de que su aureola de gran campeón se extinguiera, tras 3 derrotas consecutivas en las que tuvo que encajar durísimas palizas. Se terminaba así una década gloriosa para el gran rey del pancracio, que fue admirado y respetado hasta el último instante incluso por sus contrincantes.

Aunque su palmarés resulta asombroso, lo que realmente le hace el mejor luchador de todos los tiempos es su gran clase y estilo, capaz de soltar golpes rápidos y potentes, con una variedad de recursos nunca vista, y su depurada técnica de sumisión, con la que ganó la mayoría de sus victorias. Sus oponentes nunca supieron que era peor, si mantenerse de pie y encajar sus potentes golpes de puño y patada o irse al suelo evitando éstos pero exponiéndose a una casi segura sumisión.

La gran clase y nobleza como deportista nato, unida a su enorme palmarés, hacen de Fedor Emelianenko no sólo el mejor luchador de todos los tiempos, sino el hombre que le dio brillo y honor al pancracio, el deporte de contacto más duro de la historia.

Marco Pagano.

fedor-emelianenko-2_crop_340x234

Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading Disqus Comments ...