El mal olor en las axilas resulta común en casi todas las personas, y ello sucede porque es una zona corporal donde la sudoración es abundante, más que en cualquier otra parte, y también porque la presencia de largos vellos sirve de hábitat perfecto para colonias de bacterias, naturales a la piel, que se nutren del sudor rico en minerales, pero que debido a su actividad y descomposición generan pequeños gases y una minúscula putrefacción que es origen del típico mal olor axilar.

Como este fenómeno parece ser inevitable, desde la más remota antigüedad se han buscado remedios a este mal olor, ya sea con ungüentos, hierbas aromáticas o sales, y pueblos como el egipcio y otros se depilaban el vello axilar para reducir notablemente la molesta presencia de este olor.

De todos los remedios, sin embargo, hoy vamos a presentar el más sencillo, efectivo, barato y natural de todos: el limón. En realidad es tan simple, tan barato y natural que resulta difícil de creer que sea tan efectivo. Yo mismo dudé que pudiera servir para algo cuando es sólo un simple limón, que cuesta tan poco y que sólo hay que exprimir con la mano y pasar el jugo por la axila para que funcione. Tras unos años de saber de su existencia pero desconfiar de su eficacia, probé al fin harto ya de los tóxicos desodorantes de aerosol, y la sorpresa desde el primer día fue mayúscula.

Parece imposible pero funciona, y funciona realmente muy bien. Sólo hay que pasar el jugo de limón sobre la axila recién limpia y nos aseguramos 5 ó 7 días sin rastro del mal olor, y si además nos depilamos o rasuramos los vellos de la axila no tendremos que frotarnos con jugo de limón otra vez durante más de 1 semana. A esto hay que añadir que no mancha en absoluto, y con lo barato que es el limón este método ha resultado ser una de las mejores inversiones de mi vida, no quiero ni pensar en el dinero que me he ahorrado en desodorantes.

Por último, el jugo de limón, además de ser el mejor desodorante del mundo, sirve para limpiar el coche de forma excepcional, incluso cuando hay cal incrustada en la chapa, sirve como gomina para el pelo y tal vez sea también el mejor after-shave o loción para después del afeitado que exista: nos sellará rápidamente cualquier heridita y desinfectará la zona rasurada con total naturalidad y sin toxicidad alguna. Lo natural, como siempre, vence cualquier moda.

 

Marco Pagano.