Fue tal vez el mejor líbero jamás visto y sin duda uno de los mejores jugadores de la historia del football.

Aunque jugaba en la posición más atrasada de la defensa, sólo que tocara el balón con sus botas suponía un tremendo peligro para el equipo contrario. Su presencia se hacía notar por todo el terreno de juego y en todo momento.

Sus descomunales pases milimétricos podían atravesar el campo generando ocasiones de gol, y sus cañonazos desde distancias inverosímiles perforaban la red a velocidades nunca vistas.

26444

Nacido en Zaandam (Países Bajos) en el año 1963, Ronald Koeman fue un pilar en todos los equipos en que jugó, siendo admirado por compañeros, staff técnico y afición. Parecía dotado de un carisma que le confería un aúrea de divinidad –no en vano uno de sus apodos es ‘the god’ (el dios)–, a causa de su maestría dentro del campo y su gran clase y carácter noble e imperturbable fuera de él.

Consumado especialista en lanzamientos de falta y penalty, marcó 102 goles durante los 6 años en que militó en el F.C. Barcelona, entre los cuales cabe destacar el mítico gol que in extremis le dio al equipo catalán su primera copa de Europa en Wembley, iniciando así su época gloriosa, el 20 de Mayo de 1992 ante la Sampdoria.

Ronald Koeman es el defensa más goleador de la historia, con 193 goles marcados en 533 partidos disputados como profesional. Además de jugar en el F.C. Barcelona, lo hizo en los 3 grandes clubes neerlandeses: Ayax, PSV Eindhoven y Feyenoord.

Ronald Koeman con la selección holandesa

El jumbo holandés brilló en todos los equipos por donde pasó, dejando una huella imborrable y un estilo que intentarían imitar generaciones posteriores.

Por su clase y técnica con el balón y sin él, ocupó la posición de líbero, reservada sólo a jugadores de excepcional calidad y mando en el vestuario y en el terreno de juego como Franz Beckembauer, Lothar Matthaüs o Franco Baresi. Una posición mítica sobre la que se han fundado equipos legendarios y que hoy ningún defensa es digno de ocupar.

Su falta de rapidez la suplía con un excepcional sentido de la colocación en el campo, manteniéndose siempre en una posición óptima para adelantarse en los cruces ejecutando el mínimo recorrido. Su gran fortaleza y centro de gravedad bajo lo hacían un escollo durísimo de superar para los delanteros contrarios.

Ronald Koeman y J.M. Bakero

En palabras de José María Bakero, legendario capitán del F.C. Barcelona, Ronald Koeman fue el hombre más importante del Dream Team.

Su clase al sacar el balón de la defensa, con una estética majestuosa, imprimía al balón un trazo tan limpio y seco que contagiaba al resto de jugadores, queriendo cada uno de ellos estar al nivel de calidad del gran líbero de oro.

Tiene en su haber 1 Eurocopa con la selección holandesa, 2 copas de Europa (1 con el Barcelona y otra con el PSV Eindhoven), 4 ligas y 1 Supercopa de Europa con el Barcelona, 4 ligas y 3 copas neerlandesas, 1 Copa del Rey y 3 Supercopas de España.

Marco Pagano.