La creación no ha terminado...

Astronomía y Paranormalia, Historia y Cultura, Paganismo y Tradiciones, Salud y Ecología

PAGANISMO Y ANCESTROS

Los antepasados son muy importantes en el paganismo, pues a través del contacto con nuestros antepasados logramos conectar con el mundo de los espíritus, el cosmos y sus potencias. Los antepasados son parientes que vivieron en el tiempo, y la herencia viva que tenemos de ellos: este patrimonio se halla y se transmite en los genes.

El dualismo cristiano es un método propio de los fascismos culturales

El paganismo no es dualista, a diferencia del judaísmo, el cristianismo y el islam. Los dualismos ven cuerpo y espíritu, el bien y el mal, el efecto y la causa, como esencialmente separados y antagónicos. De esta forma en todos los monoteísmos (de origen artificial y con un propósito fascista) hay una fuerte separación entre su genética particular y los espíritus que la constituyen a través de los milenios.

Cuanto más tiempo retrocedamos, más personas encuentran antepasados comunes, y si volvemos lo suficientemente lejos, veríamos que todos estamos relacionados a partir de unos pocos grupos humanos; de esta forma al invocar un antepasado muy antiguo, al que muchos de nosotros estamos relacionados, podemos entrar en contacto con la misma conciencia común: la conciencia ancestral.

Esto se puede ver en muchos niveles, por ejemplo en su propia familia, donde todos los miembros tienen una gran concordancia genética: ello significa que existe una conciencia colectiva muy cercana a la familia. En tiempos antiguos había muchas designaciones para este hecho; por ejemplo, en la antigua Grecia, cada miembro de la familia realizaba ofrendas a los entonces llamados Lares, espíritus protectores cuyo altar se encontraba en la propia casa de la familia. Al sacrificar a éstos honras a los espíritus de tus antepasados, que viven dentro de los genes comunes de la familia.

Los pueblos gentiles (paganos) tenían muy presentes a los antepasados y la conexión era alimentada todos los días mediante sencillos ritos domésticos

Si continuamos a un nivel superior, existe una conciencia aún mayor y colectiva, que en latín era llamada ‘Gens’ (‘origen’, ‘genes’) palabra que puede traducirse como ‘tribu’ o ‘clan’. Este espíritu es mayor, porque más individuos pertenecen a él.

Los antiguos que han sobrevivido al genocidio de Roma y Cristo, todavía rinden honores a los ancestros comunes y son conscientes de su importancia en el presente

Estos espíritus genéticos han sido olvidados en los tiempos modernos, y ya fueron maltratados desde antes incluso de la llegada del nefasto cristianismo, cuando Clístenes y otros como él desposeyeron a las tribus de todo su poder político. Por supuesto lo que aún quedaba de las tribus (‘gens’), especialmente en el mundo rural (pagano), fue perseguido con brutalidad por el cristianismo, en parte porque este culto mesiánico de salvación es una enseñanza dualista (ve cuerpo y espíritu como separados), y en parte porque es universalista (ignora la importancia de la genética y los lazos familiares) y paleófobo, es decir, aborrece todo lo pasado y se obsesiona con un futuro de salvación (si te portas bien y obedeces como buen cristiano).

A diferencia de los politeísmos, el cristianismo (como el islam y el judaísmo) es una forma de fascismo cultural que rompe la conexión con los antepasados, mediante amenazas, coacciones y extorsión morales

Incluso hoy en día los valores antiguos están amenazados por el universalismo cristiano y el moderno ateísmo (que es el otro extremo del monoteísmo: o existe un solo dios o ninguno, sin posibilidad que algo exista entre la moral fascista cristiana y el perezoso ateísmo irracional). Los paganos que nos resistimos a la modernidad, sin embargo, estamos por encima de estos locos intentos de dañarnos todavía hoy, a nosotros o al honor de nuestros antepasados, y continuamos alimentando los ritos amorosos a nuestros antepasados y los evocamos en la medida de lo posible: así es como nos fortalecemos, nostros y nuestras comunidades rurales (es decir paganas). Y es que no olvidamos que gracias a nuestras raíces, de hecho y aún hoy, estamos conectados con nuestros ancestros y con los dioses: estas raíces son nuestros propios genes y vamos a cuidarlos y legarlos con amor y resolución.

Referencias:

http://www.pliegosuelto.com/?cat=55

http://www.pliegosuelto.com/?p=29539

https://renacimientogotico.wordpress.com/2016/04/22/la-espana-pagana/comment-page-1/

https://hermandadpagana.wordpress.com/2014/06/02/la-edad-oscura/

Reacciones psicóticas derivadas del profundo terror sostenido en la población: http://www.cabovolo.com/2010/03/la-plaga-de-baile-de-1518.html