La creación no ha terminado...

Historia y Cultura, Salud y Ecología

COVIDIOTA, EL ÚLTIMO DEGENERADO

Transcurridos más de 12 meses desde el repugnante atentado terrorista de los Estados modernos, la llamada operación ‘Coronavirus’ o ‘Covid-19’, por lo que deben levantarse Tribunales Populares nacionales e internacionales, podemos diferenciar claramente 3 tipos de ‘covidianos’ o protagonistas de tan aberrante crímen sostenido en el tiempo:

TIPOS DE ‘COVIDIANOS’

1) Los Responsables Directos: ellos son los criminales que se han encargado de idear y/o ejectuar el atentado ‘Covid-19’ en sincronía, en lo que a todas luces ha sido un ensayo de gobernanza del ‘Nuevo Orden Mundial’ o ‘Dominium Mundi’. En este sector se hallan las familias propietarias de los Bancos Mundiales, así como de otras organizaciones imperialistas como la ONU o la OMS, es decir, los arribistas de la Modernidad, la escoria de este mundo que ha de ser juzgada y desposeída de todos sus bienes, tanto presentes como aquellos que pudieran reclamarse en su nombre, durante todas las generaciones en la Era por estrenar.

2) Los Colaboracionistas: aquellos que han obedecido las órdenes del primer grupo de ‘covidianos’. Son las marionetas o encargados de cada país, puestos a dedo por los primeros, en una farsa de elección, para presentarse ante el pueblo como los ‘responsables’, aunque son sólo perros obedientes de sus amos. Muchos, o la gran mayoría, no son conscientes del dolor que causan las órdenes que imponen, ya que sólo obedecen y mantienen su estado de consciencia en letargo: prefieren no saber. El dinero es su única meta y su condena permanente. Como el primer grupo de covidianos, su vida transcurre entre un sopor y pereza mental indescriptible, su alma no encontró asiento verdadero en su cuerpo, y sus acciones muy rara vez se coordinan con sus palabras.

No hay condena suficiente que pueda resarcir el daño que estos dos grupos de individuos infligen al pueblo: sencillamente, aquéllos como éstos deben desaparecer, y el pueblo debe prevalecer en su lugar.

3) Los Covidiotas: sí, ‘covidiotas’, de ‘Covid-19’ e ‘idiota’, porque hay que ser muy ‘idiota’ para justificar, excusar o minimizar el atentado contra los Derechos Naturales de millones de personas, sea bajo el pretexto que sea. No hay justificación al ataque de los Derechos Naturales de los individuos, ni siquiera una guerra o catástrofe, por cuanto menos un presunto virus, invisible, cuya mortalidad es casi nula (https://www.nobbot.com/general/coronavirus-pasara/?fbclid=IwAR1-5Dnjz0v22Oh_V-NOBhx_8QxJIS5lTUM7IQqcMgVu9J1bW0T3M8rhwbM). Este grupo lo conforman el subproducto biológico de la modernidad, aquellos individuos degenerados por los artificios del globalismo, el perfecto esclavo del Nuevo Orden Mundial o Dominium Mundi. Tienen miedo, mucho miedo: al virus o a las sanciones fascistas, y con tal de no afrontar el miedo venden su alma. Son los que llevan mascarilla quirúrgica para entrar a un establecimiento (o incluso al aire libre), o los que sienten miedo o necesidad de especial precaución por un virus casi inofensivo, es decir, individuos que ya sea por la violencia o por la propaganda de estado, o por ambas cosas, han suprimido o reprimido su voluntad y ya no piensan ni actúan por sí mismos.

Y es que ahora vemos con suma claridad el sentido de la metáfora expresada en la cultura ‘zombie’ (muerto viviente), que curiosamente se ha extendido durante las décadas previas a la operación terrorista ‘coronavirus’. Todas estas repulsivas películas y novelas, de hecho, nos advertían de la llegada de los covidianos y, en especial, de los covidiotas; pues son ellos los ‘zombies’ reales, quienes de algún modo colaboran en el último eslabón, obedientes al fascismo de estado: individuos sin cerebro que realmente están amenazando la salud y la vida de la gente común.

VULNERACIÓN DE DERECHOS NATURALES

Los Derechos Naturales de los Individuos son inalienables, insobornables, eternos, no se pueden vulnerar bajo ningún concepto, bajo ninguna condición, ya sea bélica o prebélica, catastrófica o apocalíptica, no importa, por eso se llaman ‘Derechos Naturales’ o ‘Fundamentales’: son Derechos inherentes al ser humano desde su alumbramiento en la Tierra y deben ser respetados más alla del tiempo o las circunstancias, puesto que se entiende que sin ellos la vida humana carece de la dignidad que le es propia.

Los individuos comunes y corrientes hemos constatado que, desde el mes de Marzo de 2020, varios de los Derechos Naturales de millones de personas han sido violentados de forma reiterada y persistente.

Entre estos Derechos Naturales vulnerados se hallan:

1.

“Todo Individuo tiene el deber de respetar la vida ajena, y el derecho de que su propia vida sea respetada: de ahí concordia”.

Constitución de los pueblos libres de iberia art.5º, I

Responsables y Colaboracionistas han ejecutado protocolos políticos, de experimentación sociológica, sin el menor atisbo de consejo médico (https://okdiario.com/espana/supremo-exige-sanchez-informes-expertos-que-justifico-estado-alarma-5446882?fbclid=IwAR3Ef6Bhx9FtomObzZSomu7-qgLE_OBEiQP3i0GW7wmLmAqUkROAHJMYSSk), desembocando así en una mortandad significtiva durante un corto plazo de tiempo, especialmente entre los ancianos mórbidos, que incluso fueron desatendidos y a quienes se les fue negada la atención médica debida. Pareciera que los protocolos estaban diseñados para provocar la mayor cantidad de muertes posible, y de la forma más escandalosa posible… Estas acciones, omisiones y exageraciones, como el recuento de ‘fallecidos por Covid’ que se falsificó en un 95% de lo reportado (según informe del propio CDC Center of Disease Control https://banned.video/watch?id=6095d037e82197189ee7a52a) constituyen auténticos Crímenes de Lesa Humanidad, que no prescriben, y que deben ser juzgados en Cortes Penales Internacionales de inmediato, aportando toda la documentación científica y pruebas testimoniales pertinentes (https://www.youtube.com/watch?v=6nelV5H9LN0).

2.

“Todo Individuo tiene el deber de respetar las exequias de otro y el derecho a que sus exequias sean respetadas: de ahí concordia”.

CONSTITUCIÓN DE LOS PUEBLOS LIBRES DE IBERIA ART.5º, IV

Lo que hemos presenciado es cómo han prohibido a las familias atender a sus ancianos, velarlos ya difuntos, decidir sobre las exequias o rituales de sepelio o cremación (https://www.elmundo.es/madrid/2020/04/06/5e8ae2cbfdddff15aa8b4631.html). Este íntimo Derecho, que preserva la dignidad en el desenlace de la vida, no puede violarse sin acarrear una muy grave condena, que ya pesa sobre Responsables y Colaboracionistas, y que lo seguirá haciendo mientras no se ejecute, ya que son Crímenes que no prescriben y serán pagados en ésta o en sus generaciones venideras.

3.

Todo Individuo tiene el deber de velar por su salud y por la de los demás, y el derecho de rechazar cualquier tratamiento médico que los demás le quieran suministrar: de ahí concordia”.

CONSTITUCIÓN DE LOS PUEBLOS LIBRES DE IBERIA ART.5º, VII

Éste es otro Derecho Natural que ha sido conculcado y violentado, de forma reiterada y constante, por lo que Responsables y Colaboracionistas han cargado sus crímenes con agravantes que harán su condena aún peor. Ningún tratamiento médico debe ser impuesto contra la voluntad de un individuo, ni distancias interpersonales, ni el uso de trapos que obstruyan las vías respiratorias, ni vacunas experimentales o cualquier otro tratamiento supuestamente curativo o preventivo. También se ha omitido el socorro a los ancianos mórbidos, persiguiendo y censurando de manera brutal el Dióxido de Cloro, cuando es un medicamento huérfano, con múltiples patentes farmacológicas y de consumo humano (https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/CFRSearch.cfm?fr=173.300&fbclid=IwAR1A2_WKPOqCYETDdAhSk-o8bZz99oQjonzlizA-iJgarQ0ZJRnkM9MBepw), y que es de sobra experimentado y conocido por médicos y científicos de todo el mundo (https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6378383), hasta el punto de ser declarado medicamento contra el coronavirus, de manera oficial, por el gobierno de Bolivia (https://www.elperiodico.com/es/internacional/20200806/parlamento-bolivia-aprueba-uso-dioxido-cloro-tratar-coronavirus-8066221).

Este es un Derecho muy básico, de sentido común fundamental, y que no debería ser conculcado bajo ningún motivo o circunstancia; sin embargo, presenciamos como Responsables y Colaboracionistas ponen en marcha normativas que violan este Derecho, limitando así el movimiento, la libre respiración y la libertad de tratamiento médico de los individuos sometidos al Estado por la fuerza, mediante coacciones, amenazas y agresiones verbales, físicas y morales.

4.

Todo Individuo tiene el deber de respetar la libertad de expresión de los demás, y el derecho a expresarse libremente: de ahí concordia”.

CONSTITUCIÓN DE LOS PUEBLOS LIBRES DE IBERIA ART.5º, X

También este importante derecho ha sido conculcado por Responsables y Colaboracionistas. Todos los individuos comunes hemos contemplado atónitos la censura más brutal conocida; deberíamos remontarnos a los regímenes comunistas o fascistas para encontrar una censura similar a la experimentada durante el año 2020, y continúa… Cientos de canales de información suprimidos, miles de documentales, testimonios, conferencias, de un valor incalculable, perdidos para siempre del archivo virtual que es internet. Cualquier pequeña disensión con la narrativa oficial es castigada con severidad, funcionarios expulsados de sus puestos laborales, expedientes disciplinarios a policias, médicos, profesores… por disentir de estas normativas fascistas a todas luces que violentan, sin lugar a ningún género de dudas, múltiples Derechos Naturales inalienables a todo Individuo.

Los medios de propaganda gubernamental, esto es televisiones y radios que recibieron importantes sumas de dinero durante la operación criminal ‘coronavirus’ (https://www.eldiario.es/cultura/boe-publica-compensacion-millones-televisiones_1_1224158.html), deben ser sometidos a la más dura condena por colaborar de forma decidida a esta violentación de Derechos, mediante exageraciones, perversiones, mentiras, difamaciones y censura brutal y despiadada. La alarma sostenida en el tiempo, el recuento infame de muertos, la propaganda insistente blanqueando y justificando estos Crímenes de Lesa Humanidad, todo ello debe ser juzgado con los Colaboracionistas atendiendo a la Corte Penal Internacional, uno por uno según sean llamados a presentarse (https://corona-ausschuss.de/en/).

En definitiva los Covidiotas no son nada más que una excrecencia de la Modernidad, la masa informe de los imperios, el populacho de toda la vida, los tontos útiles de un sistema que por fin desvela su verdadero rostro, y frente al cual los individuos de calidad debemos presentar una alternativa sólida, concreta y popular como la Constitución de los Pueblos Libres de Iberia, fundamentada en los Derechos Naturales del Individuo y el Derecho Consuetudinario o Positivo de los Pueblos libres.

Si te sientes ofendido por este artículo haz caso a un hombre de bien: no seas covidiota, deja de tener miedo y regenérate.